Saltar al contenido

Disfonía: Qué es, síntomas, causas, tipos, diagnóstico y tratamiento

disfonía

La voz es una herramienta fundamental en la comunicación humana y crucial en la vida cotidiana de las personas. Además, tiene gran importancia en nuestra identidad puesto que es única de cada persona, no hay dos voces exactamente iguales. Por ello, hoy hablamos sobre disfonía.

El proceso de generación de la voz implica muchos componentes, pero su órgano fundamental es la laringe. En ella, se encuentran los pliegues vocales o, comúnmente llamadas, cuerdas vocales. Cuando algún factor incide en la laringe y altera su buen funcionamiento, la voz puede sentirse afectada. Una de estas alteraciones es la disfonía y también su agravamiento, la afonía. Sigue leyendo este artículo para conocer los aspectos más relevantes de estas perturbaciones de la voz.

1. ¿Qué es la disfonía?

La disfonía es una alteración de la voz que se produce cuando las cuerdas o pliegues vocales no vibran adecuadamente. La voz puede tener alterada el timbre, el tono, la intensidad y la duración.

Además, la disfonía pue ser temporal o permanente y puede tener diferentes causas. Los términos ronquera, afonía y disfonía se usan comúnmente de forma indistinta. Sin embargo, la afonía es una alteración mayor que implica la pérdida total de la voz.

Ambas alteraciones pueden afectar a cualquier persona. La Sociedad Española de Otorrinolaringología estima que el 5% de la población española sufrirá disfonía en algún momento de su vida. Los profesionales que utilizan la voz como herramienta de trabajo como profesores, locutores o recepcionistas suelen ser colectivos más vulnerables y con mayor incidencia.

La disfonía puede dificultar la comunicación de una persona con los demás, lo que puede afectar su capacidad para trabajar, socializar y llevar a cabo actividades cotidianas. En el caso de disfonías o afonías prolongadas, la persona afectada puede sentirse limitada en sus interacciones sociales y aislada, lo que puede repercutir en su bienestar emocional.

2. Síntomas de la disfonía

Los síntomas pueden variar en gravedad y duración, dependiendo de la causa que la provoca. Algunos de los síntomas principales se presentan a continuación:

  • Voz agravada
  • Intensidad reducida de la voz
  • Fatiga vocal
  • Voz más áspera
  • Limitación para alcanzar agudos
  • Voz débil y fluctuante
  • Dificultad para hablar de forma prolongada
  • Picor o ardor de garganta
  • Dolor al tragar (odinofagia) o al hablar
  • Sensación de cuerpo extraño en la garganta
  • Necesidad de carraspeo o tos

3. Causas de la disfonía

Existen diversas causas que pueden provocar disfonía. Algunas de las más comunes incluyen:

  • Inflamación de los pliegues vocales debido a una infección respiratoria como laringitis, alergias, exposición a sustancias irritantes como alcohol, tabaco o sustancias químicas.
  • Tumores en los pliegues vocales o en las estructuras adyacentes.
  • Reflujo faringolaríngeo. El ácido del estómago fluye hacia la parte posterior de la garganta y llega hasta la laringe (la parte superior de la tráquea) y la faringe (conecta la cavidad bucal y las fosas nasales con el esófago y la laringe, respectivamente) lastimando la mucosa laríngea y de los pliegues vocales.
  • Enfermedades respiratorias como bronquitis.
  • Enfermedades neurológicas que afectan el control motor de las cuerdas vocales, como la enfermedad de Parkinson, esclerosis, miastenia gravis…
  • Enfermedades sistémicas como el lupus, que pueden afectar la función de las cuerdas vocales.
  • Malformaciones congénitas.
  • Abuso o mal uso vocal.  El uso excesivo de la voz, como hablar durante largos períodos de tiempo, gritar o hablar en un tono demasiado alto o bajo, entre otros hábitos, pueden generar incluso lesiones laríngeas como pólipos, nódulos o edema de Reinke, entre otras muchas patologías lesivas.
  • Cambios hormonales como los acontecidos durante la menopausia.
  • Lesiones traumáticas laríngeas que pueden producir parálisis de las cuerdas vocales o disartria.
  • Problemas psicológicos y emocionales como estrés o ansiedad.

4. Tipos de disfonía

La disfonía se puede clasificar según su duración y sus características. En general, se distinguen los siguientes tipos de disfonía:

  • Disfonía aguda: se produce de forma repentina y suele estar relacionada con una infección respiratoria. Suele durar menos de dos semanas.
  • Disfonía crónica: se prolonga durante más de tres semanas y no está relacionada con infección respiratoria. Puede estar relacionada con una enfermedad sistémica, neurológica o lesiones en los pliegues vocales, entre otros.
  • Disfonía funcional: se produce debido a un uso excesivo o incorrecto de la voz, sin que exista una lesión. Existen dos tipos: hipercinética debido a la excesiva tensión de uno o varios músculos involucrados en la fonación e hipocinética debida a la falta de suficiente tono muscular de uno o varios músculos que participan en la emisión de la voz. Se puede corregir mediante reeducación vocal.  
  • Disfonía orgánica: Este tipo de afonía es causada por una lesión en las cuerdas vocales, que puede ser el resultado de una infección, una lesión traumática o un uso excesivo o incorrecto de la voz. Algunos de los más habituales son los nódulos y los pólipos.
  • Disfonía psicógena: causada por factores psicológicos como el estrés o la ansiedad. Suele ser una voz inaudible o susurrada y, en ocasiones, puede producirse afonía.
  • Disfonía espasmódica: trastorno neurológico que se caracteriza por espasmos involuntarios de los músculos que controlan los pliegues vocales. La voz resultante es una voz entrecortada, tensa o temblorosa. También pueden producirse bloqueos en la fonación.

5. Diagnóstico de disfonía

El médico de cabecera es el encargado de explorar la garganta del afectado por disfonía, hallar la causa y pautar el tratamiento. En los casos en que la causa no corresponde con un proceso infeccioso o vírico, se produce la derivación al otorrinolaringólogo quién puede utilizar diferentes pruebas para encontrar la causa de la disfonía. Algunas de las más comunes son:

5.1. Laringoscopia

Se realiza mediante la introducción en la garganta o en la nariz de un tubo que tiene un haz de luz y una cámara en el extremo. Esta prueba permite examinar el estado de los pliegues vocales y la laringe. En ocasiones, como en el caso de tumores, se recoge una biopsia.

5.2. Videolaringoestroboscopia

Modalidad de laringoscopia que utiliza luz estroboscópica intermitente que ilumina las cuerdas vocales durante la fonación. Este tipo de luz ayuda a visualizar los movimientos vibratorios de los pliegues vocales.

5.3. Evaluación de la voz

El foniatra, logopeda u otorrinolaringólogo pueden evaluar las posibles alteraciones en la calidad de la voz. También pueden ayudarse del análisis acústico de la voz mediante software.

Es importante acudir al otorrino cuando se padece disfonía que se prolonga durante más de 15 días o disfonías en las que se producen recidivas. De esta forma, podemos evitar que se agrave la disfonía y detectar una posible enfermedad subyacente más grave, como un tumor en los pliegues vocales.

5.4. Tratamiento para la disfonía

La identificación de la causa de la disfonía es crucial para determinar el tratamiento adecuado. Algunas enfermedades requerirán medicación para disminuir o eliminar la disfonía como en algunos trastornos neurológicos, cambios hormonales o enfermedades respiratorias y otras, como las malformaciones, microcirugía.

5.5. Disfonía causada por infección

Si la disfonía es causada por una infección, como la laringitis, el tratamiento puede incluir reposo vocal, hidratación adecuada y medicamentos antiinflamatorios o antibióticos. 

5.6. Disfonía causada por abuso o mal uso vocal

Se recomienda reposo vocal, pautas de cuidado vocal y reeducación vocal con un logopeda o foniatra para aprender respiración costo-diafragmática y técnicas adecuadas para hablar, proyectar y cantar sin realizar sobresfuerzo. Las lesiones ocasionadas como los nódulos pueden eliminarse mediante rehabilitación vocal. En el caso de persistir pueden requerir microcirugía. En cambio, los pólipos precisan de microcirugía y, posteriormente, rehabilitación vocal para conseguir un buen funcionamiento laríngeo.

5.7. Disfonía causada por neoplasias

Los tumores requieren cirugía y posiblemente otras intervenciones médicas como radioterapia o quimioterapia.

5.8. Disfonía causada por reflujo faringolaríngeo

Se pueden tomar medidas posturales, de alimentación y medicamentos antiácidos. En casos graves, se puede llevar a cabo una intervención quirúrgica.

6. Referencias bibliográficas

  1. Bustos, I. (2018). Tratamiento de los problemas de la voz. Nuevos enfoques. Madrid: Cepe.
  2. Casado, J. C. y Pérez, A. (2009). Trastornos de la voz: del diagnóstico al tratamiento. Málaga: Aljibe.
  3. Menaldi, J. (2019). La voz normal y patológica. Diagnóstico y tratamiento de la patología vocal. Madrid: Panamericana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Jennifer Mateos

Jennifer Mateos

Soy Jennifer Mateos, Logopeda con más de 10 años de experiencia. Estoy Graduada en Logopedia por la Universidad de Salamanca y estoy colegiada en el Colegio de Logopedas del País Vasco (nº de colegiada: 480550). Actualmente, trabajo como Logopeda en mi propio despacho que está ubicado en el centro de Bilbao.