Saltar al contenido

22 consejos para evitar la disfonía y para no agravarla

consejos para evitar la disfonía

¿Quién no ha ido a un concierto o ha salido de fiesta y al día siguiente tenía la voz más ronca o apenas conseguía emitir un hilillo de voz? La alteración de las cualidades de la voz (tono, timbre, duración e intensidad) se conoce con el término de disfonía. En el caso de que haya pérdida total de voz, el término adecuado es afonía. Es importante conocer que se puede prevenir, en gran medida, mediante la adopción de una serie de hábitos saludables. Si quieres conocer las consejos y pautas para prevenir o mejorar la disfonía, continúa leyendo.

Si quieres ampliar información sobre la disfonía, te invito a pasarte por este post en el que hablo sobre los síntomas, causas, tipos, diagnostico y tratamiento de la disfonía.

1. Evitar el exceso de uso vocal

Una de las principales causas de la disfonía es el abuso vocal. Es importante realizar reposos vocales regulares para no permanecer durante muchas horas hablando. Esto es especialmente recomendable para personas que utilizan su voz profesionalmente como profesores o locutores.  Los cantantes o actores también deben realizar reposo vocal tras el esfuerzo vocal de una actuación.

2. Disminuir el ruido o evitar ambientes ruidosos

Antes de hablar se debe reducir el ruido de fondo bajando el volumen de la música, radio y televisión. Nuestra voz ha de oírse por encima de este ruido de fondo para que el interlocutor nos oiga, por lo que aumentamos la intensidad de nuestra voz, generando un sobresfuerzo vocal. Es importante, utilizar palmas o silbatos para llamar la atención y reducir el ruido de las personas, por ejemplo, en el caso de profesores o entrenadores.

Si la eliminación del ruido no puede llevarse a cabo, es conveniente hablar al oído sin elevar la voz, hacer mayor uso del lenguaje gestual, imaginar que la voz se dirige hacia la nariz y hacia los dientes o salir del sitio ruidoso y hablar en otro lugar.  

3. Hidratación

La hidratación adecuada es fundamental para mantener una voz saludable. Las cuerdas o pliegues vocales están recubiertas por mucosa que necesita estar adecuadamente hidratada. Es importante beber 1,5-2,5 litros de agua diarios. Sin embargo, esta cantidad puede variar dependiendo de las características y estilo de vida de cada persona como el ejercicio físico realizado o el clima. Además, hay que evitar el alcohol y la cafeína y los descongestionantes nasales porque deshidratan la mucosa laríngea.

Los profesionales de la voz pueden realizar una hidratación de la laringe más directa mediante un nebulizador.

4. Utilizar un volumen de voz cómodo sin forzar la voz

Es importante intentar no elevar la voz ni forzar la voz al hablar. Para ello, es fundamental disminuir las distancias entre los participantes en una conversación. Es conveniente también el uso del micrófono cuando la persona tiene que hablar en un recinto grande o que no reúne las características acústicas adecuadas. También es importante no hablar en susurro ni de forma monótona.

5. Evitar el humo del tabaco

El humo del tabaco es una de las principales causas de irritación de los pliegues vocales o comúnmente llamadas cuerdas vocales y puede aumentar el riesgo de desarrollar disfonía. Por lo tanto, es importante evitar fumar y la exposición al humo pasivo.

6.Practicar la respiración costo-diafragmática

Este tipo de respiración mejora la eficiencia respiratoria y oxigenación de la sangre. Pero, además, provoca relajación del sistema nervioso, reduce la tensión de los músculos involucrados en la emisión de la voz y mejora el control de la respiración en actividades que requieren un control vocal, como el canto o la actuación. Asimismo, facilita el mantenimiento de la columna vertebral alineada y el proceso digestivo.

7. Descanso adecuado

Un cuerpo cansado repercute en la calidad vocal. El cuerpo necesita dormir, en el caso de los adultos, un mínimo de 7 horas y tener momentos de descanso para que la laringe pueda realizar su función correctamente.

8. Evitar el reflujo faringolaríngeo

En una gran cantidad de disfonías, se encuentra que el paciente padece este tipo de reflujo. Para disminuir el reflujo es esencial cuidar la alimentación evitando alimentos picantes, grasos, cítricos, alcohol, café y chocolate, reducir las porciones de alimentos y comer, como mínimo, dos horas antes de acostarse. Además, se recomienda elevar la cabecera de la cama. Si es necesario, se administran medicamentos antiácidos.

9. Limitar el uso vocal ante una disfonía

Al igual que cuando sientes dolor en un brazo no se te pasa por la cabeza levantar peso con ese brazo para no lastimarlo más, es aconsejable mantener todo el reposo vocal posible si padeces disfonía. 

10. Evitar el carraspeo

En ocasiones, necesitamos aclarar la garganta debido a picor o la mucosidad y solemos carraspear. Sin embargo, el carraspeo genera un potente impacto en los pliegues vocales que puede provocar irritación y lesiones. Lo recomendable es sustituir el carraspeo por beber pequeños y frecuentes sorbos de agua o realizar un bostezo forzado.

11. No tomar caramelos

Los caramelos resecan la mucosa debida su alto contenido en azúcares. Sustituye los caramelos por pastillas de propóleo en caso de molestia o dolor en la garganta.

12. Evitar el estrés

El estrés que sufrimos en nuestro día a día repercute en nuestro cuerpo. Una de esas repercusiones es la excesiva tensión que sufren los músculos que se encargan de la fonación. Esa tensión provoca que los pliegues vocales se aproximen con mayor tensión y, con el tiempo, puede llegar incluso a provocar lesiones en los pliegues vocales.

Priorizar las tareas y gestionar correctamente el tiempo, así como practicar respiración profunda, meditación, relajación o mindfulness pueden ayudar reducir el nivel de estrés.

13. Acude al médico

Un diagnóstico y tratamiento tempranos pueden prevenir complicaciones a largo plazo y mejorar el pronóstico de la disfonía. Asimismo, sigue las pautas dadas por el médico en caso de enfermedades respiratorias y alérgicas.

14. Evitar hablar mientras se realiza un esfuerzo físico

Cuando se realiza un esfuerzo físico, como levantar un peso, es mejor no emitir sonidos, ya que en esos momentos los pliegues vocales están fuertemente cerrados y al hablar lo haremos con una gran tensión. También es importante reducir el habla durante un ejercicio físico, es mejor esperar a poder respirar con normalidad.

15. Mantener una postura corporal correcta

La postura correcta garantiza un mecanismo fonatorio idóneo. La posición vertical correcta es aquella en la que el eje del cuerpo y el eje de la cabeza se hallan en la misma línea, la pelvis no está inclinada y los hombros se encuentran relajados.

16. Evitar el abuso de aire acondicionado y calefacción

El uso abusivo del aire acondicionado o de la calefacción reseca las mucosas de las vías respiratorias. Para aliviar este efecto se pueden colocar evaporadores de agua sobre los radiadores, el uso de productos para humidificar la mucosa nasal o colocar en la estancia un humidificador. El grado de humedad de una estancia debe estar comprendido entre el 70% y 75%.

17. Controlar los problemas odontológicos

Las infecciones en la cavidad bucal pueden llegar a afectar la laringe. Por este motivo, es recomendable hacer las revisiones anuales dentales y acudir al dentista en caso de molestias.

18. Evitar los cambios bruscos de temperatura y las corrientes de aire frío

Es importante mantenerse abrigado y proteger la boca y la nariz con algún elemento como un pañuelo o una bufanda de la corriente de aire frío. El frío puede originar estados infecciosos del tracto respiratorio.

19. Reducir o eliminar sustancias irritantes

Evitar el humo, el polvo, los aerosoles y las bebidas muy calientes o muy frías ya que pueden irritar la mucosa laríngea.

20. Evitar hablar en inspiración y con aire residual

Se deben utilizar frases cuya longitud respete el ciclo respiratorio natural y respetar las pausas para respirar de forma adecuada.

21. Acude al logopeda o foniatra

Si sueles tener tendencia a tener disfonías sin un proceso vírico o infeccioso subyacente, inicia reeducación vocal con un logopeda o foniatra para adquirir técnicas adecuadas de uso y proyección vocal y evitar el sobresfuerzo.

22. Acude al otorrino con disfonías prolongadas o reincidentes

Se recomienda acudir al otorrinolaringólogo cuando se padece una disfonía que se prolonga durante más de 15 días o en caso de disfonías recurrentes. El otorrino explorará la laringe en búsqueda de la causa que provoca la disfonía. En algunos casos, puede tratarse de enfermedades graves, como un tumor en los pliegues vocales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Jennifer Mateos

Jennifer Mateos

Soy Jennifer Mateos, Logopeda con más de 10 años de experiencia. Estoy Graduada en Logopedia por la Universidad de Salamanca y estoy colegiada en el Colegio de Logopedas del País Vasco (nº de colegiada: 480550). Actualmente, trabajo como Logopeda en mi propio despacho que está ubicado en el centro de Bilbao.