Saltar al contenido

Succión digital: Consecuencias y tratamiento

Succión digital

1. ¿Qué es la succión digital?

La succión digital se refiere al hábito de chuparse uno (generalmente el pulgar) o más dedos generando succión. En bebés es un comportamiento normal hasta los tres años cuando la dentición temporal está completa. La persistencia de este hábito más allá de esta edad, suele ser un tema que genera preocupación a los padres y cuidadores por sus implicaciones en la salud oral y el desarrollo del habla.

2. ¿Por qué los niños desarrollan este hábito?

La succión digital es un comportamiento que, comúnmente, se observa en bebés y también en algunos niños. A continuación, se muestran diversas razones por las cuales se desarrolla:

2.1. Reflejo natural

La succión es un reflejo natural en los recién nacidos que les permite alimentarse durante la lactancia hasta los 3 años. Este reflejo puede persistir como una forma de autorregulación y consuelo emocional en las etapas tempranas de la infancia.

2.2. Exploración sensorial

La boca es una de las zonas más sensibles del cuerpo, y los niños exploran el mundo a su alrededor a través de la boca. La succión digital puede ser una forma de exploración sensorial normal durante el desarrollo temprano.

2.3. Necesidad de succión para la autorregulación

Los bebés y niños pequeños utilizan, a menudo, la succión como una forma de autorregulación emocional. Chuparse el dedo o utilizar chupetes puede brindarles consuelo y seguridad, especialmente en situaciones de estrés o cansancio.

2.4. Imitación del entorno 

La observación del comportamiento de adultos o hermanos mayores también puede influir en el desarrollo de la succión digital. Si un niño ve a otros chupándose el dedo o usando chupete, es posible que imite ese comportamiento.

3. Consecuencias de la succión digital prolongada

Las secuelas son similares a las ocasionadas por el uso prolongado de biberón o chupete y dependen de la forma, intensidad, frecuencia, duración y prolongación en el tiempo del hábito de succión digital. A continuación, se describen algunas de las principales consecuencias asociadas a este hábito a partir de los cuatro años:

3.1. Efectos en la salud dental

La succión digital prolongada puede conllevar el desplazamiento de los dientes de su posición original dando lugar a maloclusiones dentales que suelen tener repercusiones en la masticación.

  • Mordida abierta anterior: las piezas dentales de la zona anterior del maxilar superior no tienen contacto con los de la mandíbula dejando un espacio lateral entre ambos maxilares. Este tipo de maloclusión es producida por la colocación intermaxilar del dedo o dedos. La mordida abierta suele provocar respiración bucal, interposición lingual entre ambas arcadas y alteraciones en la articulación del habla.
  • Mordida cruzada unilateral o bilateral causada por el estrechamiento del paladar. Este estrechamiento se debe a la colocación incorrecta de la lengua que no ejerce presión sobre el paladar y la propia succión, que da lugar a una hiperactividad de los músculos buccinadores situados en las mejillas.
  • Protrusión o inclinación hacia adelante de los dientes superiores.
  • Inclinación hacia el interior de los dientes de la arcada inferior.
  • Diastemas o separación entre dientes.
  • Retraso en el período de erupción dental.

3.2. Efectos en huesos

  • Maxilar superior más estrecho y paladar más alto (paladar ojival) causado por la succión y presión del dedo.
  • Retraso de la mandíbula (retrognatismo mandibular) originado por la colocación del dedo que no permite el desarrollo normal de la mandíbula.
  • Adelantamiento del maxilar superior (prognatismo maxilar) debido a la fuerza ejercida por el dedo.
  • Estrechamiento de la arcada superior producida por la succión.
  • Alargamiento de la cara debida a la posición del dedo y la posición baja de la lengua que provoca respiración bucal.
  • Desarrollo mandibular asimétrico ocasionado por la succión constante de un solo lado de la boca.
  • Problemas en la articulación temporomandibular (ATM) que conecta la mandíbula con el cráneo) producido por la alteración de la posición de la mandíbula. Esto puede causar dolor, clics o limitaciones en la apertura y cierre de la boca.
  • Deformidad de los dedos.

3.3. Efectos en músculos

  • La lengua se coloca en una posición baja, ya que el dedo se coloca sobre el paladar, y también puede colocarse entre ambas arcadas dentarias (interposición lingual). Esto contribuye a la respiración bucal.
  • La ausencia de sellado labial puede provocar hipotonía del labio superior.
  • Aumento de tensión del músculo del mentón (músculo mentoniano).
  • Labio inferior hiperactivo pudiendo adquirir una posición retrasada debido a la constante succión y la posición del dedo.
  • Deglución atípica: la mordida abierta deja un espacio intermaxilar y al tragar el niño posiciona la lengua en ese espacio para sellarlo en vez de en el paladar.

3.4. Impacto en el desarrollo del habla

La succión digital puede afectar la posición natural de la lengua y de los labios, esto puede dar lugar a dificultades en la pronunciación de ciertos sonidos del habla (por ejemplo, ceceo) que requiere tratamiento con un logopeda.

3.5. Riesgos para la salud

La succión digital puede provocar, además, de las anteriores alteraciones, infecciones y problemas gastrointestinales por la introducción del dedo en la boca sin haber sido desinfectado previamente.

3.6. Impacto emocional

La succión digital no sólo tiene repercusiones físicas ya que puede originar frustración ante la incapacidad de dejar el hábito o burlas de otros niños que pueden tener implicaciones en la autoestima.

4. Métodos de prevención y tratamiento de succión digital

A partir de los cuatro años se pueden tomar medidas para interrumpir el hábito de succión digital. Es importante eliminar este hábito antes de la aparición de los dientes permanentes para que se produzcan las menores repercusiones posibles. A continuación, se presentan algunas estrategias que los padres y cuidadores pueden implementar para cesar la succión digital:

  • Introducir alternativas saludables: Por ejemplo, proporcionar juguetes masticables apropiados para la edad del niño puede satisfacer la necesidad de succión. Otra opción es utilizar chupetes ortodóncicos que estén diseñados para para prevenir hábitos orales no deseados.
  • Reforzar positivamente comportamientos alternativos: Como elogiar y recompensar positivamente al niño cuando elige comportamientos alternativos a la succión del dedo. Otra opción es usar un programa de puntos: el niño gana puntos cada vez que evita la succión digital. Esos puntos puede canjearlos por premios y recompensas de su agrado.
  • Crear conciencia con rutinas visuales: Poner carteles visuales: Los carteles muestran las alternativas saludables y recordatorios para evitar la succión digital. También puedes usar un calendario de progreso: Mantener un calendario donde el niño pueda marcar los días sin succión digital puede ser una herramienta motivadora.
  • Involucrar al niño: Puedes tener charlas abiertas y positivas con el niño sobre la importancia de evitar la succión digital y cómo las alternativas pueden ser beneficiosas. También es interesante involucrar al niño en la elección de sus alternativas saludables puede darle un sentido de control y responsabilidad sobre su propio comportamiento.
  • Establecer rutinas de sueño y objetos de consuelo: Establecer rutinas regulares de sueño puede reducir la necesidad de succión como un mecanismo de autorregulación. Otra idea es usar objetos de confort alternativos: Proporcionar objetos de confort alternativos, como mantas o juguetes suaves, que el niño pueda utilizar para encontrar consuelo.
  • Emplear aplicadores con sabor desagradable en los dedos. Esto puede hacer que la succión sea menos agradable, desalentando el hábito.
  • Modelar un comportamiento saludable: si hay hermanos mayores, involucrarlos en el proceso y alentarlos a ser modelos de comportamiento saludable.
  • Uso de guantes o brazaletes que no permiten doblar el brazo.
  • Buscar ayuda profesional: si la succión digital persiste o hay preocupaciones específicas, buscar la orientación de logopedas, odontopediatras u ortodoncistas.

5. Apoyo profesional: logopedia, odontopediatría y ortodoncia

5.1. Evaluación y plan de tratamiento

Realizar una evaluación completa de la situación, incluyendo el análisis de la succión digital, la salud bucal, el desarrollo orofacial, posibles efectos sobre el habla y lenguaje y a nivel emocional. Tras la evaluación, se desarrolla un plan de tratamiento que se adapte a las necesidades específicas del niño.

Participación de padres y cuidadores: concienciar a los padres sobre los efectos de la succión digital e involucrarlos en el proceso de tratamiento.

La intervención temprana y la colaboración entre logopedas, odontopediatras y ortodoncistas son clave para abordar de manera integral y efectiva el problema de la succión digital.

5.2. Logopedia

La succión digital puede afectar la posición y tonicidad de la lengua, los labios, la mandíbula o el mentón. Los logopedas trabajan en su corrección mediante ejercicios de terapia miofuncional.

La succión digital suele contribuir a la incapacidad del niño para articular algunos fonemas de forma correcta (dislalia). El niño trabaja junto al logopeda para aprender su correcta articulación e integración en su lenguaje espontáneo y escritura.

5.3. Uso de aparatos en la succión digital

En algunos casos, el uso de aparatos diseñados para corregir la succión digital puede ser recomendado por odontopediatras y ortodoncistas. Estos aparatos tienen como objetivo ayudar a romper el hábito de succión digital y corregir cualquier impacto negativo que pueda tener en el desarrollo oral y facial del niño.  Algunos frecuentemente utilizados son:

  • Rejilla lingual y dispositivos bluegrass y trainer:  son aparatos que evitan la succion del dedo.
  • Ortodoncia, alineadores, aparato de reposicionamiento de la mandíbula o expansor del paladar: corrigen los posibles efectos dentales y maxilares del hábito.

6. Referencias bibliográficas

  1. Bartuilli, M.,Cabrera, P.J. y Periñán, M.C. (2006). Guía técnica de intervención logopédica. Terapia miofuncional. Madrid: Síntesis.
  2. Borrás, S. y Rosell, V. (2005). Guía para la reeducación de la deglución atípica y trastornos asociados. Valencia: Nau Llibres.
  3. Moya, M.P., Susanibar, F. y Valdés, C. (2019). Evaluación e intervención logopédica en motricidad orofacial y áreas afines. Madrid: Giunti EOS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Jennifer Mateos

Jennifer Mateos

Soy Jennifer Mateos, Logopeda con más de 10 años de experiencia. Estoy Graduada en Logopedia por la Universidad de Salamanca y estoy colegiada en el Colegio de Logopedas del País Vasco (nº de colegiada: 480550). Actualmente, trabajo como Logopeda en mi propio despacho que está ubicado en el centro de Bilbao.