Saltar al contenido

Ejercicios para corregir la deglución atípica

Ejercicios para corregir la deglución atípica

¿Colocas en una posición incorrecta tu lengua a la hora de tragar? En casa se pueden practicar algunos ejercicios para corregir la deglución atípica, mejorar la posición lingual y el control y coordinación de las estructuras involucradas en la deglución. De esta forma, la adquisición del patrón deglutorio correcto se llevará a cabo de forma más rápida. En este artículo te muestro algunos de estos ejercicios. ¡Sigue leyendo!

Ten en cuenta que si tu hijo tiene deglución debes acudir al logopeda para corregir este problema. Estos ejercicios no sustituyen la visita a un profesional, únicamente son un complemento.

1. ¿Qué es la deglución atípica?

La deglución atípica ocurre cuando la persona coloca en una posición incorrecta su lengua a la hora de tragar, colocándola sobre los dientes superiores e inferiores o entre ellos y ejerciendo presión sobre los mismos.

En estos casos es muy frecuente que, durante una visita, el dentista u ortodoncista nos indique que debemos acudir a un logopeda porque posicionamos de forma incorrecta la lengua al tragar. En ocasiones, los propios padres pueden darse cuenta de que su hijo es incapaz de masticar con la boca cerrada o que realiza gestos o movimientos al tragar. Estas manifestaciones pueden poner en evidencia un trastorno llamado deglución atípica.

El logopeda es el profesional que se encarga de que la persona corrija la deglución incorrecta, consiguiendo un patrón deglutorio correcto. En la mayoría de los casos, el ortodoncista también participa en el tratamiento para corregir la mordida u otros posibles desequilibrios anatómicos.

2. Pautas básicas sobre deglución atípica

Es importante seguir unas sencillas pautas:

  • Mantener una buena higiene nasal que permita la posibilidad de respiración nasal. Si hay mucha mucosidad, la persona necesitará comer con la boca abierta para poder respirar. 
  • Mantener el cierre o sellado de los labios el mayor tiempo posible. No sólo en la deglución sino a lo largo del día.
  • Comer y beber despacio.
  • Comer alimentos de diferentes texturas, incluidos los sólidos.
  • Masticar los alimentos suficientemente con movimientos de rotación y por ambos lados: derecha e izquierda.
  • Evitar distracciones durante las comidas, para poder aplicar estas pautas.
  • Eliminar los malos hábitos orales como chupar objetos, morderse las uñas, succión digital, uso prolongado del chupete o del biberón. Estos favorecen la posición incorrecta de la postura lingual y su bajo tono muscular.
  • Mantener la lengua en el paladar sin tocar los dientes cuando no se esté hablando.

3. Ejercicios recomendados para fomentar una deglución correcta

Los ejercicios propuestos son una orientación. La corrección de la deglución atípica requiere de un tratamiento de logopedia. El logopeda tras la evaluación pautará cuáles son los ejercicios para corregir la deglución atípica más convenientes para cada paciente.

La práctica ideal es realizar los ejercicios en un sitio sin distracciones y delante de un espejo para que la propia persona pueda ver cómo lo realiza. Los ejercicios han de realizarse a una velocidad relajada que permita apreciar el trabajo de los músculos involucrados. En caso de niños, resulta fundamental que los acompañen los padres para motivarles a realizar los ejercicios.

3.1. Ejercicios para los músculos linguales

Estos ejercicios ayudarán a fortalecer, controlar y coordinar mejor los movimientos de la lengua, lo que permitirá la colocación correcta de la lengua. Se recomiendan 3 series de 15 repeticiones cada una.

  • Colocar a lengua en una posición estrecha o en punta y mantenerla durante unos segundos.
  • Colocar la lengua en vertical fuera de la boca como si quisieras tocarte la nariz con ella.
  • Sacar la lengua hacia fuera lo máximo posible y volver a meterla en la boca hasta tocar el paladar.
  • Sacar la lengua fuera y moverla a un lado y a otro de las comisuras labiales.
  • Mantener un depresor (palito de madera que utilizan los médicos para ver la garganta) encima de la lengua y poner a ambos lados del depresor dos gomas de borrar a modo de pesas. La persona debe mantener el depresor el mayor tiempo posible.
  • Pasar el ápice o punta de la lengua por el contorno de los labios, lentamente y en ambas direcciones.
  • Dar percusiones, con la punta de la lengua, en las arrugas del paladar.
  • Pasar la lengua por todo el paladar hacia atrás y hacia delante, hasta llegar a las arrugas del paladar.
  • Poner la lengua en forma de canalillo.
  • Sacar la lengua lo mínimo posible, sin abrir la boca, de forma que sólo aparezca la punta entre los labios.
  • Desplazar el ápice lingual lateralmente, por el exterior de la boca, sin apoyo y sin tocar en las comisuras labiales.
  • Llevar la punta de la lengua a las muelas finales de la derecha e izquierda de arriba y posteriormente a las muelas de abajo.
Ideas de ejercicios para los músculos linguales

3.2. Ejercicios para el músculo buccinador

El músculo buccinador se localiza sobre las mejillas y participa en los movimientos de masticación. Además, en la deglución, es el responsable de trasladar el bolo alimenticio hacia las muelas y a la parte posterior de la lengua donde se desencadenará el reflejo de deglución para que el bolo sea propulsado hacia el esófago. Se recomiendan 3 series de 15 repeticiones cada una.

  • Proyectar los labios a modo de beso y mantener la posición, al menos, 10 segundos.
  • Inflar y succionar las mejillas.
  • Sostener una jeringa con los dientes y succionar hasta conseguir bajar el émbolo.
  • Apagar una vela de un soplido fuerte.
  • Beber por una pajita.
Ideas de ejercicios para el músculo buccinador

3.3. Ejercicios para el músculo orbicular de los labios

En muchos pacientes es habitual encontrarse con labios hipotónicos que tienen dificultad para realizar el sellado labial, favoreciendo la respiración oral. El sellado labial es esencial para una buena deglución. También se recomiendan tres series de 15 repeticiones.

  • Apretar los labios fuertemente durante, al menos, 5 segundos.
  • Abrir y cerrar los labios imitando un pez.
  • Presionar con la lengua la cara interna de la mejilla de forma alternativa a ambos lados y manteniendo el sellado labial.
  • Sostener una cuchara de plástico entre los labios (sin que intervengan los dientes) y colocar una canica. Hay que evitar que la canica se caiga.
  • Comer un mikado sin las manos.
  • Alargar el labio superior y cubrir los dientes.
  • Colocar una oblea entre los labios y mantenerla ahí el mayor tiempo posible.
  • Dar golpecitos estirando el labio superior hacia abajo.
  • Esconder los labios hacia dentro y luego mostrarlos.
  • Realizar movimientos circulares con los labios.
  • Mantener sobre el labio superior y sujeto por el mismo un lápiz, a modo de bigote.
  • Coger un objeto con los labios e intentar cambiarlo de lugar.
  • Mantener sellado labial mientras se llena la boca de agua y se traslada de una mejilla a otra.
  • Realizar pellizquitos sobre los labios a modo de masaje para estimularlos.
  • Hacer pompas
  • Extender los labios todo lo que se pueda y, posteriormente, encogerlos imitando un beso.
Ideas de ejercicios para el músculo orbicular de los labios

3.4. Ejercicios para los músculos de la masticación

En muchas ocasiones, el paciente con deglución atípica realiza una incorrecta masticación. Pueden masticar los alimentos con los dientes en vez de con las muelas realizando movimientos mandibulares laterales o masticar la comida únicamente por un lado de la boca. Esto repercute en el inadecuado troceado de los alimentos y dificulta la función del músculo buccinador para trasladar el alimento hacia la lengua. Estos ejercicios ayudarán a lograr una masticación correcta. Nuevamente, series de 3 con 15 repeticiones.

  • Masticar alimentos haciendo movimientos de rotación, cambiando el alimento de lado. Puedes practicar moviendo un chicle a cada lado de la boca de forma alternativa.
  • Mover la mandíbula hacia adelante y hacia atrás.
  • Mover la mandíbula hacia la derecha y hacia la izquierda.
  • Masticar un tubo de goma un número de veces por los molares derechos y, posteriormente, masticar el tubo el mismo número de veces por los molares de la izquierda.
Ideas de ejercicios para los músculos de la masticación

3.5. Ejercicio para los músculos faríngeos y velofaríngeos

En la parte posterior de la boca llamada bucofaringe se encuentran los músculos faríngeos y velofaríngeos encargados de elevar la faringe para cerrar la nasofaringe durante la deglución y expandir la faringe.  Practicar con 2 series de 7 repeticiones.

  • Colocar la boca como un bostezo.
  • Hacer gárgaras.
  • Crear papada presionando la lengua contra la base de la boca.
Ideas de Ejercicio para los músculos faríngeos y velofaríngeos

3.6. Ejercicios de posición lingual y control de la sorbición

A través de estos ejercicios se pretende colocar la lengua en la posición correcta y controlar que la sorbición se realiza de forma simétrica. Se debe posicionar la lengua justo detrás de los dientes superiores donde se producen unas arruguitas, evitando que la lengua toque los dientes.

  • Hacer chasquidos presionando la lengua contra el paladar y emitiendo un sonido.
  • Colocar la lengua pegada en el paladar, a modo de ventosa y, sin despegarla, abrir y cerrarla boca. 
  • Colocar la lengua pegada en el paladar, a modo de ventosa y, sin despegarla, intentar tragar saliva.
  • Colocar un Smint o Juanola en la lengua y colocar la lengua en el paladar justo detrás de los dientes superiores, donde se notan unas arrugas. Mantener la lengua presionando la pastilla hasta que se disuelva.
Ideas de ejercicios de posición lingual y control de la sorbición

3.7. Ejercicios para el sellado palatogloso o sellado de la lengua contra el paladar

Este sellado es importante porque cierra la vía aérea. Articulando el sonido (no el nombre) de estas letras en el orden establecido, la persona realiza los movimientos labiales y linguales necesarios para conseguir hacer el sellado. Es una réplica sin alimentos de una deglución correcta.

  • P: cierre de labios
  • CH: la lengua contacta y se adhiere al paladar produciéndose el sellado.
  • K: la zona posterior de la lengua se eleva, lo que desencadena el reflejo deglutorio.
Ideas de ejercicios para el sellado palatogloso o sellado de la lengua contra el paladar

Si este post te ha resultado otro útil, comparto contigo otros dos que pueden ser de tu interés: 38 juegos divertidos para aprender las letras y Actividades para trabajar el soplo.

4. Referencias bibliográficas

  1. Bartuilli, M., Cabrera, J. y Periñan, M. (2006). Guía Técnica de intervención logopédica. Terapia miofuncional. Madrid: Síntesis.
  2. Borrás, S. y Rossel, V. (2005). Guía para la reeducación de la deglución atípica y trastornos asociados. Valencia: Nau Llibres.
  3. Moya, P., Susanibar, F. y Valdés, C. (2019). Evaluación e intervención logopédica en motricidad orofacial y áreas afines. Madrid: EOS.

2 comentarios en «Ejercicios para corregir la deglución atípica»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Jennifer Mateos

Jennifer Mateos

Soy Jennifer Mateos, Logopeda con más de 10 años de experiencia. Estoy Graduada en Logopedia por la Universidad de Salamanca y estoy colegiada en el Colegio de Logopedas del País Vasco (nº de colegiada: 480550). Actualmente, trabajo como Logopeda en mi propio despacho que está ubicado en el centro de Bilbao.